Un tesoro natural en Cupaynicú, Granma

El Jardín Botánico Cupaynicú, ubicado en Related imageGranma, provincia situada en la región oriental de Cuba, es una de las principales atracciones de dicha provincia y uno de los tesoros naturales mejor guardados de la isla caribeña.

Este sitio está muy comprometido con su misión, que es cuidar de los tesoros de la flora cubana, pues alberga en sí un centro de investigación científica con el objetivo de mejorar la calidad de las plantas que allí viven.

Aquí habita uno de los llamados fósiles vivientes, que es una palmera de la especie Microcycas calocoma, llamada en el país comúnmente “palma corcho” debido a las características de su tronco, que es relativamente débil y hueco en muchas ocasiones. Esta palmera, aunque es endémica de Pinar del Río, provincia más occidental de la Mayor de Las Antillas, vive en el Jardín Botánico Cupaynicú desde hace ya más de 40 años, aunque aseguran los botánicos que tiene el aspecto de tener solo unos pocos meses de plantada.

Esta especie de palma se encuentra en la lista de las cincuenta especies vegetales más amenazadas del territorio cubano debido a la fuerte explotación que sufrió hace varios años atrás no solo por la tala del hombre, sino también producto del daño ejercido por algunos animales salvajes que la dañaron para poder alimentarse de sus frutos.

Las características de esta especie son muy particulares; el tronco generalmente no presenta ramificaciones, aunque pueden ser vistas en casos excepcionales de plantas antiguas que hayan sufrido algún tipo de lesión en su tronco. Sus hojas son pinnadas, y de un color que puede ir desde el verde oscuro e intenso, hasta un verde más suave y claro. Esta planta es un Monumento Natural Nacional de la Isla de Cuba.

Para suerte de los interesados, puede ser visitada tanto en jardines de Pinar del Río como en el Jardín Botánico Cupaynicú de Granma.

Lamentable pérdida de palmeras en Perú

Image result for PerúEn una municipalidad de Perú, llamada Los Olivos, que constituye un importante distrito dentro de la capital peruana, Lima, ha ocurrido un polémico suceso vinculado a la tala de palmas. Este distrito se ubica en la zona norte de Lima Metropolitana. Es una zona beneficiada en cuanto a clima y además posee una población muy variada en cuanto a sus orígenes debido a la fuerte migración que existe en la zona.

Hace poco tiempo, se reportó en el Distrito Los Olivos un incidente que trajo como consecuencia el profundo repudio por parte de organizaciones protectoras del medio ambiente y por la población en general. El repudio surgió por la tala de unas 60 palmeras que se encontraban sembradas desde hacía ya unos 50 años en la Avenida de Los Olivos. El gobierno de la localidad aseguró que las palmas serían trasladadas hacia otro lugar, porque en el sitio en que se encontraban corrían el peligro de tocar el tendido eléctrico de dicha calle y provocar afectaciones. Además, supuestamente ponían en riesgo la vida de los peatones que circulaban tanto bajo el tendido, como bajo de las palmas.

Pero algunos reporteros notaron con rapidez que las plantas no habían sido sacadas del suelo desde raíz para ser trasplantadas, sino que sus troncos habían sido simplemente cortados. El gobierno trató de inculpar a la Plaza de Armas de Lima, pero esta acusación fue desmentida rápidamente, asegurando que su propuesta al gobierno de Los Olivos había sido la de reponer diez árboles por cada palmera.

En su lugar, simplemente ahora crece una palmera por cada una de las taladas, pertenecientes a una especie de menor tamaño. La población de la localidad respondió de forma airada, pues los vecinos aseguraron que la altura de las palmas no ofrecía peligro alguno a los cables de alta tensión.